Saltar al contenido
Efecto Green – Blog Slow Life

Desayuno saludable con chía y fruta

Desayuno saludable con chía y frutas

Si te gusta probar desayunos diferentes, este desayuno saludable con chía y fruta seguro que te encantará. A mí, esta comida del día es una de las que más me gusta. No es que me despierte con mucha hambre pero me gusta desayunar bien para aguantar hasta la comida.

Sin embargo, el desayuno es mi gran problema. En los supermercados no hay ni una opción que sea saludable así que se me complica bastante el tema cuando quiero variar.

Cuando modifiqué hacia una dieta slow food, lo primero que cambié fue el desayuno. Solía comer galletas integrales hasta que miré los ingredientes y casi me caigo para atrás al ver toda la porquería que tenían (especialmente azúcar). Así que desde ese momento me cambié a la avena. Después de un tiempo comiendo avena con frutos secos me pasé al pan de centeno con aceite y ahora estoy con este desayuno saludable con chía y fruta.

 

Es una receta súper sencilla, como las que me gustan a mí jijijij. Al fin y al cabo por la mañana tampoco es que tenga mucho tiempo para andar con florituras. Así que tomad nota porque si queréis probar algo diferente esta puede ser una opción.

Antes de nada, deciros que la elección de la chía y la fruta no es casualidad. Todos conocemos los beneficios de la fruta pero ¿sabías que la chía es un súper alimento repleto de beneficios para la salud? Estas son algunas de sus propiedades:

  • Tiene fibra por lo que te mantiene saciado por más tiempo, evitando así picar entre horas.
  • Contiene más Omega3 que algunos pescados como por ejemplo el salmón.
  • Es fuente de hierro, magnesio y calcio.
  • No tiene gluten por lo que es apto para celíacos.
  • Su bajo contenido en sodio es perfecto para personas con dietas bajas en sal.
  • Contiene más potasio que el plátano.
  • Fuente de proteínas para todos pero especialmente para vegetarianos y veganos.

Desayuno saludable con chía y fruta

 

Desayuno saludable con chía y frutas

 

Lo ideal es que la fruta sea siempre de temporada así que yo ahora mismo le estoy añadiendo plátano y ciruelas pero se le puede poner cualquier otra cosa según la época del año. Los frutos rojos por ejemplo, son también una opción muy buena. No solo es una combinación muy rica de sabor sino que además están repletos de antioxidantes por lo que son una gran alternativa para la salud.

La bebida de avena la podéis cambiar por agua, leche de almendras, de coco o cualquier otro tipo de bebida sin lactosa. Yo no pondría agua porque la mezcla me resulta demasiado insípida. Pensad que la chía es muy nutritiva pero sabrosa, sabrosa….tampoco es que sea…Se caracteriza básicamente por ser bastante sosa así que mejor ponerle un poco de alegría al tarro para empezar el día con ganas 😉

Los frutos secos que os pongo son también variables. Podéis poner anacardos, pistachos o cualquier otra opción siempre que sea natural. Nada de fritos y salados…Olvídate. Vete a la tiendecita a granel y cógete nueces, cacahuetes o el fruto seco que más te guste pero que esté en su estado natural.

La cucharada de avena es opcional. Yo he comido tanta avena que acabé un poco hasta las narices por lo que prefiero esperar un poco para volver a reconciliarme con ella. Si te gusta la avena, incluir unos copos es una opción muy saludable y te dará hidratos de carbono buenos para saciarte y aguantar sin picar hasta la hora de comer.

¿Cómo se hace este desayuno slow?

Así que una vez con todas las aclaraciones hechas, empezamos. Hay dos opciones ¿vale? Empezamos por la primera.

Opción 1

1.- El día antes pones en un bol las dos cucharadas de chía y la bebida de avena. Remueves y dejas en la nevera hasta el día siguiente. Esto hará que la chía hinche.

2.-  Al día siguiente la quitas de la nevera y le añades el plátano y la ciruela cortados en trocitos pequeños.

3.-  Coge las nueces y córtalas también en trozos pequeños. Se las vas añadiendo al bol en donde estés haciendo la mezcla.

4.- Le incluyes las pasas y espolvoreas unas virutas de coco por encima de toda la mezcla.

5.- Remueves y para dentro 😉

Opción 2

1.- Pon todos los ingredientes en la batidora. Primero la bebida de avena, luego el plátano, la ciruela, la avena (si decides incluirla), las nueces y las pasas. Bate todo para que se mezcle bien.

2.- Deja reposar 5 minutos para que la chía espese con el resto de ingredientes.

3.- Añade las virutas de coco y algunas pasas y nueces enteras encima de la mezcla.

4.- ¡Listo para comer!

Fácil ¿no? Si te aburres del desayuno de siempre o si buscas una opción saludable, este desayuno saludable de chía y fruta puede ser tu salvación. ¿Qué te parece?

Así que ya tenemos el aperitivo de la anterior receta, ahora tenemos el desayuno…en la próxima receta ya nos meteremos en materia…

¿Alguna sugerencia? Si quieres que la próxima receta tenga algún ingrediente en particular, ¡dímelo y lo incluiré! Tampoco me lo compliques mucho eh! que soy novata. 

Si quieres recibir más post como este en tu email, sucríbete a la newsletter. Te podrás dar de baja cuando quieras.