Saltar al contenido
Efecto Green – Blog Slow Life

Cómo hacer leche de avena

Cómo hacer leche de avena

¿Quieres saber cómo hacer leche de avena? ¡En este post te cuento mi receta!

Resulta que hace unos días puse una foto en mi Instagram contando que estaba haciendo leche de avena. Una amiga me comentó que le gustaría hacerla pero que no sabía por dónde empezar. Así que he decidido publicar aquí la receta para que veáis que es muy sencilla y que es muy fácil de hacer.

Cómo hacer bebida de avena

Me decidí a hacer la leche de avena en casa para eliminar uno de los envases de plástico que consumía habitualmente. Es uno de los cambios que he hecho dento del #retoceroplásticos que empecé hace unos días cuando os expliqué la Semana 0: ¿Cuánto plástico consumo?

Hasta este momento siempre la había comprado del súper. La verdad es que me resultaba cómodo y estaba buena así que…¿por qué no? No siempre se consigue así de fácil un alimento slow food.

Cuando empecé el #retoceroplásticos, comencé a mirar qué plásticos de los que compraba habitualmente podía eliminar y este me pareció fácil. Así que me puse manos a la obra para ver cómo preparar agua de avena correctamente. Después de prueba y error, aquí te dejo la receta.

 

Leche de avena, receta casera

Para ver cómo se hace la leche de avena, veamos primero los ingredientes que necesitamos. Aunque creo que me podía haber ahorrado esta foto 😂😂

Ingredientes para hacer leche de avena

 

Te preguntarás por las medidas que necesitas, ¿no? Pues bien. Esto es un poco a ojo porque todo depende del espesor que le quieras dar a un bebida vegetal.

Si quieres que sea más espera, échale más avena. Si no, para una leche de avena ligera, échale menos. A mí me gusta ligera, así que te voy a dar las medidas que yo le puse la segunda vez que fue cuando mejor me quedó.

La cantidad de avena es la que veis en la foto 1. Efectivamente, es una medida muy poco profesional pero es que yo soy muy poco profesional en la cocina jajajaj. Que… ¿cuántos gramos es eso? Pues…yo diría que unos 30 gr.

 

Cómo hacer leche de avena paso a paso

receta para hacer leche de avena

Entonces los pasos a seguir para preparar la bebida de avena son:

  1. Pon la avena a remojo 1 hora (foto2). Hay gente que la deja toda la noche. Para mí, si usáis la de copos finos como yo, con una hora os llega. Esto servirá para ablandar y limpiar la avena y además hacer que sea menos espera cuando la mezclamos con agua.
  2. Después de ese tiempo, escurre la avena y ponla en un vaso de batidora.
  3. Añade agua templada. Hasta 4 veces la cantidad que has puesto de avena. Yo le pongo un vaso entero del que usé para tomar la medida de la avena.
  4. Añade un dátil o una pizca de canela en polvo. Yo le puse canela la primera vez y el dátil la segunda. Me gusta más con dátil. También hay gente que le pone un chorrito de sirope de ágave y unas gotitas de esencia de vainilla. Vete probando y elige la que más te guste 😉 La leche de avena casera te resultará muy sosa la primera vez que la pruebes. Las industriales son mucho más dulces por lo que es mejor añadirle algún azúcar natural para que le dé un poco de sabor y no notes tanto la diferencia. Si no, te desilusionará.
  5. Añade una pizca de sal para realzar el sabor.
  6. Bate hasta que quede todo mezclado y la avena esté disuelta.
  7. En otro bote de cristal engancha con una goma una gasa, una bolsa para hacer bebidas vegetales o alguna tela porosa a la boca del recipiente.
  8. Vierte la mezcla del vaso de la batidora a este nuevo recipiente.
  9. Deja reposar 10 minutos para que se escurra bien el líquido y la avena quede en la bolsa porosa. (foto 3)
  10. Si no te fías mucho, puedes volver a repetir la operación para eliminar posibles posos de avena que se hayan colado.
  11. ¡Listo! Tu bebida de avena ya está lista. (foto 4)

Hacer leche de avena es muy fácil

¿Te parece un rollo? ¡Para nada! Hacer leche de avena es súper fácil. Lleva exactamente 10 minutos. En serio. Lo que más tiempo lleva es poner la avena a remojo pero puedes dejarla toda la noche y así ya te olvidas. Un truco para organizarte es este:

  • Deja la avena a remojo la noche del viernes al sábado y el sábado por la mañana te levantas y la haces. O del sábado al domingo…cuando mejor te vaya según tus horarios. ¡No te llevará nada hacerla!

¿Ves qué fácil? Haz tu propia leche de avena y disfruta de todos los beneficios de estar tomando una bebida vegetal casera, sin trampa ni cartón.

Si quieres seguir leyendo recetas como esta, no dudes en inscribirte a la newsletter. Podrás darte de baja cuando quieras.